Aspectos a considerar antes de refinanciar su hogar

La decisión de refinanciar su propiedad debe evaluarse cuidadosamente por medio de un análisis que puede variar en criterios según cada caso y que debe considerar el impacto económico que significaría para usted, tanto a corto como a largo plazo.

La mayoría de los clientes buscan refinanciar como una opción para obtener el dinero que necesitan para realizarle mejoras a su hogar o para consolidar deudas. Hay quienes buscan tener un pago mensual que sea más cómodo. Esta última podría ser una buena idea pero antes de elegirla, debe evaluar si realmente le conviene y si significa extender otras deudas por un tiempo prolongado.

PagarEl factor que debe considerar al momento de consolidar sus deudas es que dicha opción le brindará la flexibilidad de volver a incurrir en nuevas deudas, sin haber saldado las anteriores, ya que las mismas estarán consolidadas en el pago de la hipoteca. Esto quiere decir que si decide tomar este paso, debe ser precavido y no utilizar el financiamiento para endeudarse más.

¿Cuándo es el momento de refinanciar?

Muchos clientes quieren refinanciar muy rápido luego de adquirir su residencia, por lo cual su propiedad no tiene el margen prestatario adecuado para poder obtener un sobrante o bajar el pago del préstamo hipotecario. Por eso, lo más beneficioso es esperar a que la propiedad tenga “equity”.

La tendencia de algunos dueños de propiedades que buscan obtener dinero rápido refinanciando su hogar, puede llevarlos a tener problemas con el pago de la hipoteca de su propiedad en el futuro, si las condiciones de sus ingresos no han mejorado y si han incrementado sus deudas.

Es por esta razón que se recomienda hacer un análisis riguroso de las deudas actuales versus los números finales de la nueva deuda hipotecaria. La idea es que al consolidar los pagos en uno solo, usted logre estar en una mejor posición financiera y pueda beneficiarse de una tasa de interés baja.

¿Le conviene o no un refinanciamiento?

Antes de decidirse, usted debe considerar: la tasa de interés vigente, la nueva tasa de interés, los gastos de cierre, penalidades (si alguna) y el tiempo que planifica vivir la propiedad. Además, debe realizar el ejercicio de sumar sus deudas actuales para saber a cuánto ascienden sus pagos. Luego debe comparar ese total con la mensualidad a pagar de un refinanciamiento y si el resultado de ese pago es menor al actual, entonces refinanciar su casa podría ser una buena decisión. Si le sobra dinero con esta transacción bancaria, puede invertir ese ahorro en otras necesidades familiares o aportarlo al principal de otras deudas, para disminuir la cantidad de dinero que paga por los intereses.

Recuerde que ahorrar y hacer sus pagos en el tiempo requerido lo colocará en una mejor posición financiera. El refinanciar y reducir la tasa de interés puede tener un efecto positivo si se elige luego de haber evaluado los beneficios y riesgos.

Refinanciar en el momento adecuado tiene como ventaja el ahorro de intereses a largo plazo, la posibilidad de poder liquidar la deuda en menos tiempo y aumentar el margen de la propiedad. Si se reduce su tasa de interés actual, se traduce en un ahorro en el presupuesto mensual de su hogar.

Por otro lado, el gobierno federal provee información para la compra o de contacto de consejería de vivienda, que puede obtener a través del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD por sus siglas en inglés), llamando al 1-800-569-4287 o al 1-800-877-8339 o accediendo a www.hud.gov.

 

Por Priscilla Delgado Oquendo / Ejecutiva de Ventas de Banca Hipotecaria en Banco Santander Puerto Rico
Artículo publicado en NuevoDia.com, Revista Construcción el 14 de junio de 2014

 

Comments are closed.